miércoles, 24 de abril de 2013

El PRI, los desamores. Negociaciones con un toque de azul

Jorge Wurzer
 ¿Pero a quienes engañaron? Algo formidablemente para Acción Nacional es la puesta de candidato que no fortalecerán al Revolucionario Institucional y es que en el caso de San Andrés no quedo los que supuestamente iban arriba, ¡eso decían ellos!!La virgen Nos habló y nos dijo que somos los buenos! La realidad es que en San Andrés aplicaron el concepto  al pueblo lo del pueblo y vaya que merecemos este tipo de  representantes por la ignorancia y por la flacidez de participar y frenar mediante  posturas firmes el dejar a quienes no han estado en el partido, lo peor es que se hayan subido al carro otros personajes que veremos en las planillas.
No solo es el caso del PRI sanandreseño, también en San Pedro Cholula pero hablaremos más adelante ya que el propio Eduardo Papaqui cansado de “estupideces partidarias” decidió zafarse y en buena hora, pues muchos chapulines y vivales se colgaran del trabajo de Sergio Galindo quien deberá  ir saneando al partido porque si hay algo que pregonaba en su campaña es “cansado de los mismos, se comienzan a filtrar como si deberas tuvieran  poder político, Don Sergio, ni tienen votos y ni son de confianza” pero el tiempo lo dirá, pues tanto mujeres y hombres empiezan a adularle y eso no será bueno para su trabajo de mucho tiempo y esfuerzo.
¿Por qué se salen del PRI  líderes de tiempo y se avalan a novatos improvisados con antecedentes?
Sencillamente como la “Ley de Herodes” porque son manejables, todo se cree y con tres monedas se compra hasta su dignidad. Pero esa no la conocen.
Lo que si es que en el caso de Rafael Forcelledo Karam, terminó todo, otro también casado de esta politiquería  por hacerle chanchuyos pero como el comercial “Te lo dije”, en San Andrés ¿Qué se comen a puños y les gusta sin poner gestos?  Pero eso se lo debes a la gente de Barlett, de Blanca Alcala, de Marín y de Zavala, de Armenta “los grandes aduladores”.
“¡Oh gran Force, gran Rafita!” si tan solo hubieras reconocido que eras del Partido del Trabajo del cual emanaste desde la campaña pasada  recuerda los más de tres mil votos inexistentes que le diste al PT pusiste hasta un regidor que no cumplió con tus expectativas ¿Nos equivocamos?
¿Qué pasó? De seguro que Fernández del Campo te embeleso los oídos con “ponte a trabajar y tú eres el bueno” pagaste la “cuota de muchos miles de pesos para el curso y el examen, todo lo ganado en la campaña pasada fue gastada hasta el último peso.
¿Qué pasara con la gente que depósito la confianza? ¿Qué pasara con la gente que te vio como un aliciente y como una minita? De seguro ya están con Tello porque piensan que será el bueno.
¡Qué cosas!
Continuará.