jueves, 20 de junio de 2013

Invitado especial


Carta Abierta para el mejor gobernante que quiera serlo

Reflexiones para enmendar y ejecutar

 Amigos de este medio distinguido, dentro de las políticas públicas el reflejo de "otro sector de la población" vislumbra la discordancia de apoyar verdaderamente a la población, a los poblanos y es que si bien es cierto, la sociedad todavía no toma conciencia sobre muchos problemas sociales en Puebla, también el propio "Estado" entendiéndolo en la teoría del estado benefactor, no ha dado a conocer más mecanismos y proyectos en materia de prevención de delitos en materia de vialidad.

Hoy por hoy, se ha desencadenado un aumento considerable de infraccionados donde se incluye no solo a sectores productivos, motos, camiones, servicio público y otros, sino también al turismo como base real de la derrama económica para el municipio, uno de los más importantes del país a quienes por obviedades y falta de difusión de reglamentos y decidias ciudadanas no se conocen las sanciones y los cambios en la materia y valiendose de esas "lagunas o vacios de la información" sean utilizados para realizar levantamientos de garantías e infracciones como si solo "correspondieran a una tarifa, cuota o regla mínima para obtener recursos por este concepto" pero además desde el otro lado de la recaudación, las mismas aéreas no cuenten con el más mínimo sistema tecnológico eficiente, instalaciones y materiales de trabajo para responder a las necesidades de un contribuyente.

Se sabe que por ley un infraccionado es señalado por la sencilla razón de ser un "ente que ha violado la norma de vialidad” o una falta dentro del reglamento, sin embargo, si se toma desde otro punto de vista a este "delincuente vial se le otorguen servicios de paga, recolección o de garantías en días festivos o en horarios fuera de lo normalmente dado en los buros de trámites de cualquier entorno gubernamental. Los sancionados están sujetos a las disposiciones no el sancionador “sus caprichos”. Hay excepciones.

Esto se ve claro, también se desde el punto de vista administrativo pero cuando el ayuntamiento o el área encargada no cuenta con los recursos necesarios esto no pasa. Suena excelente pensar que a infraccionados se les otorguen servicios de primera cuando primero estos son señalados por violar la norma y por el otro se les otorguen facilidades inexistentes y peor cuando aéreas recaudadoras no cuenten con personal con calidad, preparación y vocación de servicio, dejando de lado otro factor, el inmueble, los recursos para dar el servicio y las herramientas para mantener el ciclo de determinada área correspondiente o ofrezcan desde meses atrás servicios que ni siquiera se conocen por el personal menos por la población.

Es entendible sujetarse a criterios y objetivos cuando estos son claros y cuando se cuenta con otros preceptos esenciales para el que hacer y el servicio que orgullosamente se realiza, pero si esto no se da, se cae en el desdén y en la mala imagen que se genera.

Si verdaderamente se apoya a la ciudadanía bien debería de hacerse directamente invitando a evitar ser sancionado, habrá casos obligados donde existan delitos que señalar y sancionar pero no el de dar facilidades vanas de pago y esto es delicado para el trabajo que corresponde a la política y al interés dentro de estos tiempos electorales porque el mal proceder de las administraciones actuales serán el reflejo de “los resultados electorales”, dejando del lado el partidismo o la tendencia ya que el “abstencionismo y la falta de un voto razonado” serán las consecuencias.

Hay que decirlo como es, porque se ha señalado en tiempo y en forma, lejos de los actuares de quienes pretendan dar continuación al sistema político de Puebla, si hay alguien que puede apoyar al subsecuente o sucesor es el trabajo de quien se encuentra en estos momentos gobernando para los poblanos.

La efervescencia política con las malas decisiones tomadas para seguir gobernando no son las adecuadas y eso puede  doler pero es la realidad, la mayoría de turistas que son infraccionados, no piensan volver a visitar Puebla; peor aún, los ciudadanos poblanos en edad para votar, han señalado que si hay alguien a quien decirle que no ha sido el mejor para realizar actos coercitivos con fines de mejora de imagen es el actual edil municipal.

El mejoramiento de la imagen urbana y de servicios, no pueden calificarse por obras o por prestaciones de servicios a contribuyentes, porque esa no es la finalidad de un gobierno benefactor o de la esencia misma del propio Estado.

El interés de las mayorías es el de la benevolencia, del orden y del respeto a las decisiones de las mayorías o del soberano pueblo.

En esta administración, no se han visto plasmadas las mayorías, que tienen sed, de una Puebla Mejor  no de una  imagen, sino de mejorías personales, familiares en primer momento y en primera instancia.

De que sirven las "bolas de cemento" a mitad de las calles si no ofrecemos verdaderamente un amor al turismo y a nosotros mismos, de que sirve caminar por la calle si la realidad no se ha cambiado. Muchos me  lo han señalado dentro  y fuera del sistema y  hasta “empleados defensores en servicio de su trabajo de su salario no de las mayorías" esto no es una crítica es la negativa por el contrario tiene el absoluto  valor de ver las cosas positivamente para mejorar, para cambiar.

Puebla es lo que siempre ha sido, histórica, bella en su cultura, en su gente y en su calidez humana, lo que se está perdiendo, no se necesita de proyectyos vanos, superfluos y mal atinados.

Se está forzando el interés de mejorar y progresar sobre el de las mayorías de que les sirven puentes, con poca visión a futuro, o recreaciones e innovaciones una rueda de la fortuna cuando se sigue viendo, desempleo, ignorancia y un engaño a nosotros mismos.

Tenemos que revalorar el sentido de lo que realmente es prioritario y que si bien es cierto, que hay "ganancias en cada innovación o proyecto" eso no está a discusión también es un valor “meta constitucional”, dentro del quehacer político, pero es necesario retomar el rumbo porque, lo que pasa en esta Puebla no es de las mayorías y eso será juzgado, calificado y etiquetado a los nuevos horizontes de la política que están en juego.

No se puede castigar o sancionar cuando no tenemos calles bien hechas, cuando no se cuenta con personal calificado y que ni siquiera saben escribir pero que si pueden calificar sanciones en materia de vialidad o justificar accidentes con supuestos de acudir a una emergencia anteponiendo las vidas de los transeúntes y conductores por estar hacer calles  con reducción de circulación.

¿Qué se ha hecho en Puebla? ¿Que se está haciendo en materia de planificación familiar, de desarrollo urbano?

Solo castigamos a los miles de comerciantes que quieren por mayoría no caer en las tentaciones "del pecado" si le llamamos actos indebidos como robo, violación o fechorías, cuando el desempleo es producto de las faltas de proyectos del gobierno mismo que no ha sido resuelto en todas las esferas Federal, Estatal y Municipal.

Seguimos mirando la pobreza, la insalubridad, la inseguridad y el desempleo, pero lo que más grave es, es  que la ciudadanía la estamos metiendo en un englobe de ignorancia y desconocimiento a lo que se tiene que saber por decisiones inciertas.

La población se la politizado erróneamente y nosotros mismos seremos copartícipes del futuro político si no lo decimos lo que está fallando porque la población en su consiente buscan el regocijo, el cobijo y el apoyo de un gobierno que eduque, conciencie y prevenga lo que depare.

Que esta carta sirva para  evitar que se sigan dando bulling y las mofas por querer cambiar desde el entorno en que se  vive y para aquellos a quienes les han conferido el asesoramiento y altos mandos vean las cosas con otra visión, desde los lugares más operativos e iníciales de un proceso administrativo dejando  de lado  el interés particular  de “miedo a perder la Chamba", negándose a sentir lo de los demás. Cuando se cambie de pensamiento y se concientice desde los primeros niveles escalafonarios, en ese momento estaremos evolucionando considerablemente sin contratiempos y con las mayorías regocijadas.

Esperando que todos hagamos un cambio considerablemente desde las trincheras de cada uno de los poblanos y como mexicanos porque México y nuestras futuras generaciones lo necesitaran y nuestra historia no lo exige.

Atentamente

Un amigo.